A menudo nos encontramos con llamadas de posibles clientes solicitando realizar alguna que otra investigación “de película”. Sí, sí, digo de película porque son dignas de un guion de Hollywood o de la serie CSI.

A los detectives privados no nos faltan estereotipos y clichés de todo tipo. Los detectives privados somos personas normales (como tú mi querido lector), que trabajamos para conseguir pruebas que pueden ser valiosísimas según qué casos.

Los detectives privados podemos trabajar en un amplio abanico de situaciones (laboral, familiar, mercantil, económico, social…). Podría pasarme horas haciendo una lista de cosas que podemos investigar. Pero claro, por más que le echemos imaginación, hay límites y situaciones en las que no podemos ni debemos intervenir. Dicho esto,

¿Qué es lo que NO puede hacer un detective?

1. Los detectives privados NO pueden investigar asuntos en los que no exista interés legítimo.

Los detectives no podemos investigar por iniciativa propia. No nos levantamos por la mañana decidiendo averiguar qué hace éste o aquél. Para realizar una investigación necesitamos ser contratados por una persona o empresa, y esa persona o empresa necesita tener interés legítimo en la investigación.

Y… ¿Qué es eso del interés legítimo?

Los detectives privados no podemos investigar por la mera curiosidad del cliente. Es necesario que exista un interés legítimo y para que exista interés legítimo, debe existir un lazo de unión entre cliente e investigado, es decir, es necesario que exista un vínculo jurídico entre la persona que contrata la investigación y la que se investiga.

Por ejemplo, los detectives privados no podemos investigar casos como estos: “es que quiero saber si el marido de mi amiga le es infiel…”, “es que mi vecino hace cosas raras y yo creo que no es de trigo limpio…”, “es que me gusta una chica del gimnasio y quiero saber todo sobre ella…”, “es que quiero saber qué hace mi vecino porque ha cambiado varias veces de coche y eso no es normal…”

2. El detective NO puede investigar delitos perseguibles de oficio.

Este es otro de los mitos que vamos a desmontar en este artículo. Es frecuente pensar (porque el cine y la literatura se ha encargado de ello) de que los detectives investigamos crímenes, robos, casos de narcotráfico y tramas de todo tipo. En absoluto, de hecho, la investigación de delitos perseguibles de oficio es una de las prohibiciones que nos impone la Ley de Seguridad Privada. Es más, si durante el transcurso de una investigación descubrimos o tenemos conocimiento de algún tipo de delito, debemos ponerlo inmediatamente en conocimiento de la autoridad competente.

Los detectives sólo podemos investigar delitos de oficio cuando colaboramos con la justicia en caso de haber sido requeridos por la autoridad judicial.

3. El detective NO puede utilizar medios técnicos que puedan vulnerar derechos fundamentales.

Este punto hace referencia a la utilización de tecnología o a la realización de determinadas prácticas que supongan un ataque contra los derechos fundamentales (derecho al honor, a la intimidad personal o familiar o a la propia imagen o al secreto de las comunicaciones…).

Cosas que nos piden con frecuencia y que atentan contra la ley, son las siguientes: pinchar el teléfono móvil de la pareja o su WhatsApp…, pinchar el ordenador o intervenir el correo electrónico de una persona…, hacerse con facturas de teléfono de los investigados…, instalar cámaras ocultas o micrófonos dentro de una vivienda para saber qué hace la pareja en ausencia del otro…, hacer fotos de una persona dentro de su espacio íntimo…

Los detectives no somos hackers o piratas informáticos, ni vamos colocando cosas aquí o allá. En nuestras investigaciones, los detectives podemos utilizar determinada tecnología, cámaras fotográficas o de vídeo (aunque sean ocultas), siempre y cuando su uso no suponga la vulneración de un derecho fundamental.

4. Acceso sin límite a cualquier tipo de información.

Hay que partir de la base, de que los detectives privados, por el mero hecho de ser detectives, NO tenemos más acceso a la información que cualquier otro ciudadano. Sorprendente, ¿verdad?

Es frecuente pensar, que los detectives podemos obtener cualquier información confidencial a toque de tecla. No, en absoluto. El España, los detectives privados podemos acceder a la misma información que cualquier otro ciudadano.

Para obtener la información necesaria, los detectives privados nos valemos de la observación realizada durante vigilancias y seguimientos y de otras técnicas de investigación. También nos valemos de Registros públicos y, con astucia y pericia, de la información que hay disponible en Internet de forma gratuita.

5. Los detectives privados no pueden utilizar material que no proceda directamente de sus investigaciones.

Si, es más frecuente de lo que se cree. A veces, en un intento de ahorrar algo de dinero, nos llegan clientes pidiendo incorporar en un informe ciertos vídeos y fotografías que han realizado ellos mismos. No, lamentamos decir que esto no lo podemos hacer. Los detectives privados solo podemos incorporar a nuestros informes aquellas pruebas que hayamos obtenido directamente nosotros o nuestros colaboradores.

 

Si has llegado hasta el final, muchas gracias por leernos.

Esperamos que este artículo te haya gustado y que contribuya a desmontar mitos y clichés sobre esta apasionante profesión.

Si es así, te animamos a compartirlo y a dejarnos un comentario.

 

 
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2017 - 2020 DETECTIVES GRUPO 2 | Todos los derechos reservados · Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies | Despacho Número 10.229 RNSP

    

LLÁMANOS

Teléfono Oficina:
+34 965 431 554

We have detectives that speak your language

Abrir chat
¡Contacta por Whatsapp!